Todo lo que necesitas saber antes de comprarle un móvil a un niño

Niños

Comprarse un teléfono nuevo siempre es una decisión que hay que estudiar con detenimiento. Por normal general, salvo esos locos amantes de los productos tecnológicos que deciden cambiar de móvil cada pocos meses, un smartphone nos va a durar durante unos cuantos años, por lo que es vital gastarse el dinero en un producto del que luego no nos vayamos a arrepentir.

Y si es importante acertar con el teléfono propio… lo mismo es a la hora de hacer un regalarlo a un familiar y en especial a un niño como puede ser nuestro hijo o sobrino. Debemos tener en cuenta sus gustos, el uso que le va a dar, las características del terminal y sobre todo el precio que nos va a costar. Aquí os dejamos algunas claves para no fallar en la elección.

Especificaciones del dispositivo: más importante de lo que parece

FAmilias

En primer lugar debemos tener en cuenta el uso que se le va a dar al dispositivo. Considerando que nos encontramos con un niño, posiblemente de entre 10 o 12 años, es evidente que el uso que va a hacer del smartphone es navegar por Internet, ver vídeos de sus youtubers favoritos y en especial… jugar y ¡mucho!

Para ello es evidente que el dispositivo debe tener unas especificaciones decentes y con un procesador que pueda mover con soltura los juegos actuales más populares como pueden ser Pokémon GO o los battle royale Fortnite y Player Battle Unknown.

Por supuesto también necesitará una buena pantalla de 5 o 5,5 pulgadas y es que *no tiene sentido comprar para un niño, un teléfono de menor tamaño.

Duración de la batería: más vale que sobre que falte

bateria

Si al niño aparte de jugar también le gusta ver YouTube, es evidente que necesita un dispositivo al que no se le agote la batería a las dos horas de uso. Nuestra recomendación personal es adquirir mínimo un dispositivo con 3.000 mAh. Por suerte la mayoría de los dispositivos actuales cuentan con esa cifra, por lo que ya es cuestión de gustos –descartaremos cualquier smartphone con menor número de mAh. Ahora bien, todo lo que sea superar esa barrera, bienvenido sea.

No habrá peor sensación para el niño que tener siempre el dispositivo móvil bajo de batería y estar siempre buscando un enchufe para poder cargarlo.

Resistencia: hablamos de niños

niños

Aspecto clave. Nosotros como gente adulta y responsable –o eso se decimos–, solemos cuidar las cosas, sobre todo las que nos cuestan mucho dinero. Por desgracia los niños no, al fin y al cabo… son niños.

Que el dispositivo sea resistente es un aspecto importante a valorar. No hace falta adquirir un móvil ultra resistente al agua, al polvo y a caídas desde un sexto piso, pero sí algo que no se rompa con la mirada. El niño lo va a usar mucho, lo va a dejar en cualquier lado e incluso es posible que se lo lleve a la playa o a la piscina, por lo que nuestro objetivo es que aguante com mínimo un par de años.

Precio: lo bueno también puede ser barato

Controles parentales en Android

Y aunque tener una buena pantalla, un buen procesador y que el teléfono no se rompa porque al niño se le ha caído del sofá es importante a la hora de elegir un buen smartphone, al final todo se resume en el precio. Obviamente no vamos a regalar a un niño un dispositivo de gama alta como el Huawei P30 Pro o el nuevo Samsung Galaxy Note10, cuyas primeras impresiones se pueden consultar en el siguiente enlace, pero sí algo bueno, bonito y barato, y hacednos caso que existe.

De nuevo, nuestra recomendación es acudir a terminales de entre 150 – 200 euros. Aunque pueda parecer un precio algo excesivo para un niño, la mayoría de terminales de marcas como Xiaomi, Motorola o la propia Samsung cuentan con dispositivos fabulosos a estos precios. Ahora bien, si todavía hay dudas, en nuestro podcast Conectando os damos las claves para adquirir el mejor terminal.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram

Powered by WPeMatico

Bitcoin GPU Miner

AdSense