He cambiado mi móvil por mi portátil durante una semana, y esta ha sido mi experiencia

Con el paso de los años hemos podido ver un salto cualitativo sustancial en cuanto a la potencia, el tamaño y la versatilidad de los smartphones. Y de hecho estos han enterrado algunos dispositivos como los reproductores MP3 –o MP4– o las cámaras compactas.

Llevamos unos años preguntándonos si nuestros smartphones, capaces de casi cualquier cosa a día de hoy serán capaces en un futuro de sustituir a nuestros ordenadores para tareas complejas. Aunque aún no parece haber llegado el momento, he querido probar a sustituir mi ordenador portátil durante una semana, y este ha sido el resultado.

Usando mi smartphone en lugar de mi portátil durante una semana

La idea de utilizar el smartphone como centro neurálgico del día a día, ya sea en el trabajo o en clase, es una idea que más de una vez nos ha pasado por la cabeza a todos, y no es para menos, ya que a nivel de potencia, los smartphones de gama alta pueden cumplir –según en qué tipo de empleo y de estudios– sobradamente.

Por ponerte en perspectiva, utilizo un Xiaomi Mi MIX 2S un gama alta con especificaciones top, y también alguna que otra carencia. Pero como ya te conté hace poco, un terminal bastante redondo. Respecto a mis estudios, las clases se basan en tomar apuntes y consultar legislación en formato PDF, y mi trabajo lo estás leyendo ahora mismo.

Los accesorios, un elemento indispensable

Lógicamente, llevar a cabo una tarea intensiva de escritura con el teclado en pantalla de nuestro smartphone es prácticamente imposible, tanto a nivel productivo como ergonómico, por lo que decidí hacerme con un teclado Bluetooth al que le había echado el ojo hace unos meses: el Logitech K480, ideal para utilizarlo con el móvil o tablet debido a su soporte integrado y su tamaño suficientemente grande como para escribir correctamente.

A la izquierda, prueba de velocidad con teclado táctil, a la derecha prueba de velocidad con teclado físico.

Como puedes ver, aún escribiendo relativamente rápido con el teclado táctil, hay una diferencia de 20 palabras por minuto en cuanto a la rapidez, y de un 3,61% en materia de precisión. Puede parecer baladí, pero cuando estás escribiendo durante muchas horas al día se nota bastante. Y gracias a este teclado de Logitech, no he tenido ningún tipo de problema a la hora de estar largos periodos de tiempo escribiendo frente a mi terminal.

Lógicamente, un uso tan intensivo del smartphone provoca que la batería se agote con mucha más rapidez que con un uso diario de redes sociales lectura y fotografía, y una batería portátil es indispensable en estos casos. Y en este caso, mi Xiaomi Powerbank 2 de 10.000 mAh ha cumplido perfectamente con su función.

La idea es que acabada la jornada siga teniendo batería en mi smartphone, y teniendo en cuenta que la batería del Xiaomi Mi MIX 2S es de 3.400 mAh, esta powerbank me permite cargarlo, como poco, dos veces. Y lo cierto es que nunca he tenido que hacerlo en más de una ocasión al día.

Utilizar las aplicaciones correctas, la clave de todo

Por mucha voluntad que tengamos, si, por ciertas circunstancias no tenemos –o no existen– aplicaciones especialmente destinadas a las tareas que tenemos que hacer, cambiar el móvil por el ordenador va a ser una misión del todo imposible.

Para mis necesidades, ha habido tres aplicaciones clave que me han permitido llevar a cabo de forma relativamente correcta mis funciones.

Adobe Acrobat

El archiconocido lector de archivos PDF ha sido, como siempre, indispensable para poder consultar, buscar y subrayar legislacion variada. Además, su función de anotaciones me ha permitido introducir aclaraciones en la misma que, posteriormente, me serán útiles a la hora de estudiar. Ningún tipo de queja sobre el funcionamiento de la aplicación en el día a día.

Google Chrome

Lógicamente, Google Chrome es otra aplicación que no puede faltar. Un navegador que todos conocemos –y muchos usamos–. Rápido, integrado con nuestra cuenta de Google y que, además, ha adoptado una nueva estética siguiendo las líneas de Material Design 2 que le sientan muy bien.

Microsoft OneNote

Sin ningún tipo de dudas, la aplicación a la que más he recurrido durante esta semana ha sido Microsoft OneNote, una de las mejores aplicaciones de la suite de Office y que, además, podemos descargar de manera gratuita tanto en nuestro ordenador como en nuestro terminal.

OneNote se organiza en blocs de notas, con subdivisiones en secciones, que a su vez se dividen en páginas, que son los propios documentos en los que vamos a escribir. Una aplicación ideal para organizar el trabajo y los estudios en secciones separadas, y que además guarda todo lo que escribas en la nube, gracias a la integración con tu cuenta de Microsoft.

El día a día, así ha sido mi experiencia

Lo primero que pensé cuando empecé a trabajar con el móvil y a llevármelo a clase como dispositivo para tomar mis apuntes es que a nivel de multitarea, lógicamente, deja muchísimo que desear, pero, a no ser que necesitemos tener dos pestañas abiertas a la vez, haciendo uso de nuestra memoria podemos subsanar está carencia.

La velocidad del flujo de trabajo en una pantalla tactil, como te puedes imaginar, no es la misma que cuando tenemos la posibilidad de usar –en una interfaz adaptada– un ratón, ya que en ciertas ocasiones no nos queda más remedio que levantar las manos del escritorio e ir a la pantalla del móvil. Movimientos a priori sencillos, pero mucho menos cómodos que cuando los hacemos con el ratón, en especial debido a los movimientos de arrastre de los que Android, a diferencia de Windows, carece.

Uno de los mejores sabores de boca que me ha dejado esta experiencia es, sin duda, la movilidad. No tener que cargar con el portátil cada día se agradece bastante, y hace que los desplazamientos sean mucho más cómodos, así como tener la posibilidad de llevar a cabo ciertas tareas mientras voy en transporte público.

Más tarde, a la hora de trabajar, lo cierto es que los problemas que me he encontrado han tenido que ver únicamente con el tamaño de la pantalla, ya que la versión web de WordPress es bastante decente y está bien adaptada a los móviles. Eso sí, siempre desde Chrome, ya que la aplicación deja bastante que desear. Sin embargo, como te hemos dicho antes, nuestra preferencia en este sentido, es clara.

¿Es el móvil una alternativa plausible?

Ya te lo adelantamos: no. El smartphone es una herramienta capaz de cumplir en ciertas situaciones, pero, evidentemente, cuenta con un buen número de limitaciones, tanto por el sistema operativo –da igual que sea iOS o Android– como por el tamaño de la pantalla –en este caso 6 pulgadas–, y no tiene nada que hacer contra un ordenador.

Si trabajas con un ordenador estarás de acuerdo con el hecho de que cuanto mayor sea la pantalla –dentro de unos límites– y más contenido podamos ver en la misma, mejor tanto para nuestra vista como para nuestra productividad. Y 6 pulgadas no son suficientes, ni por asomo.

A grandes rasgos, el móvil es suficiente para casi todo, sin embargo, es difícil que alcancemos los mismos niveles de productividad que tenemos con un ordenador, con su gran pantalla, un sistema operativo de escritorio

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Powered by WPeMatico

Bitcoin GPU Miner

AdSense