La ironía del calentamiento global es que hará que las centrales eólicas generen más electricidad que nunca

El aumento de la temperatura que estamos viviendo en las últimas décadas está provocando un recrudecimiento de los eventos climáticos. Pero aunque esto es bastante malo, también podría traer algunas consecuencias positivas: por ejemplo, el ayudar a potenciar a la eólica como fuente de energía para todos.

Más calor, más viento, más energía

Según un reciente estudio, publicado por el instituto British Antarctic Survey, del Consejo de Investigaciones de Entornos Naturales británico, en Environmental Research Letters, el esperado aumento de 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales provocará un aumento de los vientos.

Esto, obviamente, supone un aumento en el potencial que puede generar un parque eólico. A mayor velocidad de viento se ejercerá una mayor fuerza de rotación en las aspas de los generadores, y esto implicará una mayor generación de potencia dentro de los límites técnicos de cada máquina.

Eólica

En definitiva, los investigadores creen que esto puede provocar un interesante aumento capaz de alimentar a cientos de miles de hogares. El estudio está realizado sobre los parques existentes en Reino Unido. Según las estadísticas, estos podrían aumentar su generación en un 10%, lo que supone más de 700.000 casas, atendiendo a la potencia instalada, alimentadas con lo producido por sus parques.

Según las estadísticas, estos podrían aumentar su generación en un 10%, lo que supone más de 700.000 casas

Según el British Antarctic Survey, esta información es muy relevante para decidir si invertir y cómo hacerlo cuando hablamos de energías renovables. En el estudio, además, no han tenido en cuenta la potencia instalada offshore, es decir, los parques eólicos situados más allá de la costa.

Como curiosidad, Reino Unido presenta uno de los casos más optimistas en cuanto a energía eólica offshore, donde tienen una gran cantidad de turbinas generando electricidad. Pero el estudio no contempla a las primeras, por lo que no sabemos con seguridad cuáles podrían ser las consecuencias de un aumento en la fuerza del viento en las instalaciones de costa.

Así esperamos que sea el futuro ventoso de Europa

Los datos recopilados por el estudio muestran varios puntos interesantes donde invertir en este tipo de energías limpias. En concreto, Alemania, que se encuentra en el tercer puesto mundial con con una potencia eólica instalada de 56.132MW aproximadamente, será uno de los más beneficiados por el calentamiento (en cuanto al viento).

Francia, Lituania y Polonia también podrían beneficiarse de este hecho, aunque el mayor aumento, estiman, lo veríamos en Reino Unido por su inusual situación insular. El estudio recoge los datos de más de once años y utiliza las estimaciones que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático ha hechorespecto a la velocidad del viento.

Goliath

Según indican varias simulaciones, el calentamiento global de 1,5 grados supondrá un aumento en la velocidad media, con aumentos puntuales más extremos del viento en el norte y centro de Europa.

El viento, en el “viejo continente” se asocia comúnmente a fenómenos ciclónicos en el invierno, cosa que se recrudecerá, explican los expertos, con dicho aumento. El panorama, por tanto, parece bastante más ventoso, en el futuro, si las predicciones se cumplen.

La pequeña ironía que beneficia a los aerogeneradores

Hay dos hechos que no podemos negar: el cambio climático se está produciendo y, además, no podemos evitarlo. Sin embargo, ya que esto es impepinable ¿qué tal si sacamos el máximo partido a este hecho? Algunos llevan haciéndolo desde hace muchos años.

Este no es el primer análisis que relaciona el aumento de la fuerza de los vientos con un potencial más limpio. Según un estudio realizado en 2008 por el Departamento Estadounidense de Energía, para 2030, Estados Unidos podría producir hasta el 20% de toda su energía a partir de turbinas eólicas.

En este informe no solo se tiene en cuenta la disposición técnica, sino también el escenario de aumento en la fuerza del viento. Parece que, en general, podremos aprovechar una de las consecuencias negativas del cambio en beneficio de energías más limpias y responsables. De hecho, es algo que estamos viendo en los últimos años.

Eólica

China, por ejemplo, es el mayor productor eólico del mundo. Su intención de producir cada vez menos huella de carbono pasa, indefectiblemente, por aumentar la cantidad de energía producida mediante fuentes limpias.

Europa pretende incrementar suplir el 27% de las necesidades energéticas con parques eólicos para 2030

Europa, cuya potencia instalada supone, actualmente, el suministro del 18% de la energía total necesaria en el continente, pretende aumentar esta cifra hasta el 27% para 2030. ¿Servirá este contexto para aumentar el interés en las energías renovables? Es imposible obviar el interés económico en la producción de energía, pues pecaríamos de inocentes a más no poder.

Pero con este supuesto aumento en la fuerza del viento, tanto el desarrollo de mejores tecnologías como la aparición de posibilidades industriales y laborales podrían suponer una interesante inyección de interés para la energía eólica. Quién sabe, tal vez entre todo lo malo que nos trae el calentamiento global encontremos una ironía que ayude a que las energías limpias ganen una pequeña batalla.

Imágenes | Pixabay, Wikimedia, Pixabay

Powered by WPeMatico

AdSense

Bitcoin GPU Miner